Juvenal Acosta presenta sus historias y recuerdos de Tierra Caliente

Juvenal Acosta Almazán presentó su segunda obra en la Ciudad de México ante familiares, amigos, compañeros del internado, la universidad, colegas y alumnos

Juvenal Acosta Almazán presentó su segunda obra en la Ciudad de México ante familiares, amigos, compañeros del internado, la universidad, colegas y alumnos

La segunda novela del profesor Juvenal Acosta Almazán Tierra Caliente historias y recuerdos es un referente obligado para quienes viven en esta zona del estado de Guerrero o para aquellos interesados en la vida y el pasado de dicha entidad. El maestro en historia por la Escuela Normal Superior de México describe las tradiciones, la cultura, personajes y hechos importantes de la vida caletana de la última mitad del siglo XX a la fecha.

Durante la presentación de su libro, el pasado 30 de agosto de 2013 en la Asociación de Ingenieros y Arquitectos de México ubicado en el centro Ciudad de México, el autor señaló que su obra tiene tres ejes fundamentales: la amistad, la educación y familia. Es así como la historia gira entorno de las vidas de Gustavo Cruz Plancarte “La Piocha” y Lucrecia Leyva “La Zarca”, quienes se verán rodeados de distintos personajes, mezclados entre la ficción y la realidad.

La novela inicia en 1951, fecha el niño Gustavo Cruz Plancarte recorre por primera vez, las tres horas de camino que lo llevan al internado donde podrá continuar sus estudios de cuarto de primaria. Esta institución educativa recibe a 300 alumnos de diferentes estados como Morelos, Michoacán, Oaxaca, Guerrero (especialmente San Miguel Totoloapan, Tlapehuala y Tinajas), entre otros. En el colegio Gustavo conoce a Rogelio López Bénitez apodado “La Sota”; Adolfo Reyes Ramos, “El Trompo”, y Pedro Santos Mercado “El Chacapato”, con quienes consolidaría un hermosa amistad que durará por siempre.

Los amigos de Gustavo, a diferencia del protagonista, son personajes reales que justifican la presencia y el desarrollo del joven Plancarte, informó el maestro Juvenal Acosta. Ellos son testigos del noviazgo de “La Piocha” con Maritere, fruto del primer amor único e inolvidable. Asimismo, vivirían con él un encuentro inesperado con su futura esposa, Josefina Borja Sánchez, su inigualable boda y los consejos o sugerencias ante los problemas maritales.

De igual forma, a través de Raymundo y Evangelina, hermanos de Gustavo, empiezan las migraciones que buscan una vida mejor. Raymundo es de los primeros hombres caletanos que lucha por el sueño americano. Evangelina se fuga con su novio a la Ciudad de México, lo cual llenó de vergüenza a la familia. Sin embargo, las cartas de la oveja negra relataban que la vida en la metropolí era totalmente distinta y que adaptarse a ella resultaba sumamente difícil:

Tierra Caliente historias y recuerdos es un referente obligado para los caletanos

Tierra Caliente historias y recuerdos es un referente obligado para los caletanos

“Los amplios espacios de su tierra y la libertad con la que se movían en su vida anterior, en la que cuando menos –decían se respiraba aire puro y no la apestosa gasolina y el humo de los carros y por si fuera poco, fregándose el lomo ganando apenas lo necesario para mal vivir. Tan siquiera en el rancho había aire puro, una andaba con libertad por los caminos y cuando quería iba a los bailes, no que aquí ni siquiera puedes ir al cine o salir con confianza (…) Aquella tierra sin ley, o mejor dicho, donde lo que imperaba es la ley del más fuerte, más rico o del más influyente que viene a ser lo mismo”.

Gustavo, al ser el menor de los hijos, fue el único que llegó hasta la educación media. Su ardua labor en el campo y obediencia a su padre Rafael Cruz hicieron que se convirtiera en el dirigente de la familia así como un hombre envidiable por su buena estabilidad económica y por poseer una hermosa mujer e hijos. No obstante, el constante adulterio de La Piocha haría que su progenitor y su hermano mayor, Rafael, le advirtieran la posibilidad de arruinar su matrimonio.

Es también en la familia donde apreciamos la repetición de los ciclos de vida como inscribir a los niños al colegio, enseñarles a trabajar en el campo o aquellos pecados que vuelven cual profecía maldita.

Por otro lado, en Tierra Caliente la educación es un valor por el difícil acceso que se tiene hacia ella. En el internado, por ejemplo, “encontraron la posibilidad de saciar por fin los apetitos pocas veces satisfechos en sus casas, incluidos los del saber, unos para fortalecer el cuerpo y otros al espíritu”. Además de las adversidades que enfrentan para adquirir una licenciatura, sobre todo en el Distrito Federal.

En contraste, Lucrecia Leyva fue la inspiración para la redacción del libro. Juvenal Acosta, reveló, que hizo memoria de una chamaca de su comunidad Lucrecia García. “Una joven pobre en grado superlativo, sucia, desgreñada, descalza. Ella fue violada, se fue de la comunidad y se dedicó a la prostitución. Se me ocurrió crear un personaje, una antítesis de ella que dignificará a Lucrecia García. Inventé a Lucrecia Leyva con los atributos que no tenía aquella, bonita, ojos azules, por eso su mamá la llamaba La Zarca”.

Después de ser ultrajada, Lucrecia Leyva viaja a Tijuana donde ejerce la prostitución en El Montecito, una casa de citas de alto nivel. La madrota del lugar, Doña Elizabeth, transformó a la joven de provincia en una elegante dama de compañía con amplios conocimientos en el placer de las caricias. Siete años más tarde Lucrecia regresa a su tierra para vengarse de quien la violó y abrir su propio negocio, “Las Delicias”, en donde se cruza por segunda ocasión con Gustavo Plancarte.

Alrededor de La Zarca y La Piocha cruzan diferentes historias de amor como un matrimonio que termina en la tragedia de un espantasma que espera al hombre que no volvió. Otros personajes, surgen de la ficción para enriquecer la obra y entretejerla con la historia nacional y regional. Narciso Alvear, por ejemplo, representa el fenómeno del narcotráfico y su infiltración en las líneas de la autoridad durante la década de los sesenta y setenta.

El paso de Lucrecia Leyva por Tijuana es ideal para describir las primeras organizaciones de delincuencia organizada que culminarán con los grandes capos de México que conocemos actualmente. A pesar de los fuertes contenidos, el autor procuró no hacer un libro de sangre, informó en la presentación de la obra. La revolución, el movimiento estudiantil de 1968, el Halconazo, la Liga Comunista 23 de Septiembre, La Guerra Sucia, la injusticia y la corrupción en sus múltiples facetas y niveles, son temáticas que se viven en las páginas.

“Presenta algunos testimonios históricos violentos que a los guerrerenses nos han teñido de sangre por facción de los gobiernos que han heredado marginación social y miseria a pesar del esfuerzo sostenido en tiempos de la escuela cardenista que buscaba nuevos horizontes para penetrar por medio de la educación y de la obra de aquellos antiguos misioneros de la pedagogía”, afirmó el doctor Bolívar Ochoa Díaz, maestro normalista y presentador de Tierra Caliente.

Entre los que destaca la represión, del 18 de mayo de 1967, por parte de la Policía Judicial contra los maestros de la Escuela Primaria Juan Álvarez quienes exigían remover a la directora del plantel. Esta batalla dejó un saldo de siete muertos y 25 heridos. Fue el principio de la desaparición de maestros, campesinos, y familiares de al menos 450 personas:

“Hacia 1974, rancherías completas de la Sierra de Atoyac se quedarían prácticamente sin hombres que prefirieron remontarse a las montañas o huir hacia otras poblaciones y, en algunos casos, a otros estados en un intento por salvar sus vidas siempre amenazadas por el ejército y la Policía Motorizada”.

Asimismo, la obra muestra la evolución de la región caletana y el estado Guerrero a través de la creación de la Escuela Preparatoria, la Radiodifusora XEXY, la Embotelladora Coca Cola, el Club Deportivo Chuperio, terminales de autobuses, bancos, hoteles así como las carreteras Altamirano-Iguala y Altamirano-Toluca. Sin embargo, las oportunidades para crecer y estudiar continúan siendo selectivas, los jóvenes se van de braceros o se incorporan a las filas del narcotráfico. Otro conflicto es que, la educación dejó de ser garantía de movilidad social, los profesionistas sufren desempleo.

“El estado de Guerrero es una de las entidades más pobres del país, arruinada por los gobiernos locales y tradicionalmente abandonada por el Gobierno Federal. Ocupa uno de los últimos lugares en desarrollo económico, cultural y social. De la misma forma, figura entre las primeras por sus altos índices de analfabetismo, desempleo, bajo ingreso per cápita, emigración, mortalidad infantil y una gran proclividad por los hechos violentos que con frecuencia la desangran, quitándole a veces lo mejor de sus habitantes”, denuncia el texto.

La narración protagonizada por un lenguaje caletano, mal hablado y alburero describe, de acuerdo con el profesor Bolivar Ochoa, imágenes de Los Mezquites que dan a conocer las raíces de un pasado para identificar el presente en todas las dimensiones como el sincretismo de la cultura española y prehispánica de las fiestas patronales. En el libro encontramos incontables referencias de la música, el cine que circulaban por la región y la poesía dedicada a esta tierra:

Retablo caletano*

“Yo soy de tierra caliente

donde abundan los pinzanes,

el cascabel de serpiente

las víboras y alacranes.

 

“Yo en Zirándaro nací

conozco bien la región

el pisar del jabalí

y el brinco del camaleón,

la siembra de ajonjolí

y entre l milpa el melón,

porque en el campo nací

en compañía del peón.”

*Autor C.P. Teobaldo González Alvear (Escritor, poeta y compositor zirandarense)

“La invitación que nos hace Juvenal para conocer Tierra Caliente es un convite que nos lleva a los buenos recuerdos y nostalgia que es para nosotros el agridulce aderezo al encuentro con el pasado. Un relato novelado que amalgama experiencias propias y ajenas. Tradiciones del terruño de su paso por comunidades diversas y que hilvana girones de la realidad social del siglo XX. Plasma el vasto cúmulo de saberes y emociones recolectados en el devenir de una vida plena y una memoria envidiable estimulada por los buenos amigos que ha aprendido a acumular en muchos años el profesor Juvenal”, aseguró el pedagogo Gustavo Cárdenas Rodríguez, supervisor escolar y presentador de la obra.

Tierra Caliente historias y recuerdos es el resultado de tres años de trabajo del maestro Juvenal Acosta. Anteriormente, publicó Luna de octubre. El autor nació el 23 de enero de 1938 en Coyuca de Catalán, Guerrero. Profesor de Educación Primaria en 1957. Licenciado en Geografía por la UNAM. Galardonado con las medallas Rafael Ramírez e Ignacio M. Altamirano por sus 30 y 40 años de servicio respectivamente como profesor de educación primaria y secundaria. Fue subdirector, director y supervisor escolar. El 1° de mayo de 1999 se retiró de las aulas. Recibió la Presea de Honor del Estado de México, otorgada por el gobierno de la entidad.

The URI to TrackBack this entry is: https://anamorin.wordpress.com/2014/01/06/juvenal-acosta-presenta-sus-historias-y-recuerdos-de-tierra-caliente/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: