Documentan murales mexicanos en nuevas tecnologías

La doctora Mercedes Sierra indicó que a través de las nuevas tecnologías se puede atraer a los jóvenes para que se interesen en el muralismo mexicano

La doctora Mercedes Sierra indicó que a través de las nuevas tecnologías se puede atraer a los jóvenes para que se interesen en el muralismo mexicano

Los jóvenes actuales se mueven a través de las tecnologías, por lo tanto, es pertinente subir el muralismo mexicano como corriente y forma de expresión a estas plataformas, afirmó la doctora Mercedes Sierra Kehoe, académica de la Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán (FESC), en su videoconferencia impartida en el Ciclo de Divulgación de la Ciencia. “Mi trabajo en la Universidad es rescatar las obras murales que existen y recrear una realidad para las que ya no están a través de las tecnologías”, compartió.

Por ejemplo, señaló, La lucha sindical: los trabajadores contra la guerra y el fascismo del maestro Pablo O’Higgins, realizado al fresco en 1936, fue removido en la década de los setenta y reubicado en la división de Posgrado de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). El primer mural pagado por un sindicato mexicano se localizaba originalmente en un cubo de escalera de aproximadamente 100 metros en Talleres Gráficos de la Nación, Tolsá número nueve.

Entre las líneas del mural se presenta la crítica a los procesos de corrupción en el gobierno. El entonces presidente Lázaro Cárdenas solicitó al autor modificar el rostro del titular de la Confederación de la Confederación Regional Obrera Mexica (CROM), Luis Morones, personaje desaprobado socialmente en la época. Ante el aviso de la demolición del edificio, técnicos del Centro Nacional de Conservación del Patrimonio Artístico Mueble retiraron el mural bajo la técnica de strapo y lo resguardaron por 30 años.

Durante la administración del rector de la UNAM Juan Ramón de la Fuente Ramírez se decidió rescatar la obra como patrimonio de la sociedad. Para adecuar la obra al nuevo reciento en Ciudad Universitaria, los restauradores tuvieron que desmembrar el mural y construirlo de acuerdo al espacio que carece de escalera y de los paneles que flanquean el discurso central.

Es oportuno subir estas historias del movimiento mural a las nuevas tecnologías, teniendo como eje rectores a la documentación, registro y recreación virtual, indicó la autora de la investigación La lucha sindical obra de Pablo O’Higgins.

Precisó que los modelos videográficos inician con el hecho pictórico (mural) ubicándolo en su contexto histórico. Después, se define la narrativa audiovisual –dirección en que se retrata la obra– para obtener una vigencia atemporal mediante paradigmas de atracción.

“No se trata sólo apreciar una obra y retratarla bien, va más allá del hecho pictórico. Incluye una metodología de la recuperación de imágenes, archivos minuciosos, limpieza de documentos y obra que no se pueden modificar. La única libertad es retratar de acuerdo a lo que el autor de la investigación quiere dar al público para que reconozca la obra”, expresó.

La investigación de la doctora Mercedes Sierra inició por conseguir la única foto del mural en su espacio original. Posteriormente, acudieron a Talleres Gráficos de la Nación, ahora una tienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), para limpiar el espacio y poder retratarlo con la finalidad de obtener una referencia precisa del recinto y así entender la lógica en la que se colocarán las fotografías fijas, ya documentadas, en la recreación virtual.

Con la finalidad de involucrar al espectador en la obra y brindar una narrativa panorámica, se le da movimiento a la recreación virtual. Los modelos videográficos son herramientas útiles para los historiadores porque recrea y documenta la obra. Asimismo, la selección del audio –histórico o emotivo– es importante. Para ello se busca en la Fonoteca Nacional música de la época y la voz del pintor, o bien, el ámbito intelectual de ese tiempo en hemerotecas, explicó.

Por ejemplo, la musicalización total de La lucha sindical obra de Pablo O’Higgins son melodías de Silvestre Revueltas. “Para mí el audio es de vital importancia porque da un reconocimiento histórico de la imagen auditiva al cual me avoco, apuntalando la imagen a otras instancias visuales. Mi trabajo es rescatar murales escondidos, encalados o destruidos y contar la historia a jóvenes a través de procesos creativos que los impresionen mediante uso de las tecnologías actuales”, acotó la maestra.

La videoconferencia “Arte mural mexicano: El estudio de cómo lograr movimiento en una obra” del Ciclo Divulgación de la Ciencia, organizada se transmitió en la Escuela Nacional Preparatoria 9, Universum, Colegio Carol Baur, Dirección General de Divulgación de la Ciencia UNAM y el Colegio de Ciencias y Humanidades Plantel Sur.

The URI to TrackBack this entry is: https://anamorin.wordpress.com/2013/10/22/documentan-murales-mexicanos-en-nuevas-tecnologias/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: