Urge a México diversificar fuentes de energía

Para mantener la seguridad energética, México debe diversificar sus fuentes de energía, afirmó el doctor Héctor Debernardi, investigador del SNITT

Para mantener la seguridad energética, México debe diversificar sus fuentes de energía, afirmó el doctor Héctor Debernardi, investigador del SNITT

La actual escasez del combustible fósil obliga al país a diversificar sus fuentes de energía para obtener seguridad energética. México depende del petróleo como única fuente de energía; por ejemplo, la agronomía consume el 60% de los derivados del petróleo, mientras que la medicina utiliza el 46%, afirmó el doctor Héctor Debernardi De la Vequia, investigador del Sistema Nacional de Investigación y Transferencia Tecnológica para el Desarrollo Rural Sustentable (SNITT) de la Secretaria de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA).

Por lo tanto, es indispensable promulgar una ley de fomento a las energías renovables que permita a Petróleos Mexicanos aumentar sus capacidades para incorporar tecnologías y fuentes de energía, urgió. Sin embargo, para obtener combustibles sintéticos (etanol y biodiesel) de los cultivos, se requieren procesos químicos que catalicen y aceleren la reacción, añadió.

Señaló que en la producción de combustibles sintéticos se cuantifica el impacto ambiental generado en todo el proceso (entes biológicos, cosecha, transporte, industrialización, productos derivados, destino final) en busca de un balance energético que disminuya la polución de los combustibles fósiles, para su posible remplazo.

De igual forma, la entrada de los entes biológicos deben ser menor o igual –en valor energético y económico– al producto final para que sea redituable debido a que la bioenergía depende de la superficie de tierra disponible así como de los rendimientos de los cultivos –estos deben ser modelados y calculados para 2020 y 2030, teniendo en cuenta al ambiente y el supuesto potencial desarrollo del sector agrícola hacia liberalización de los mercados–, indicó el autor de seis patentes internacionales.

Por ejemplo, la producción anual de aceite de alga por hectárea es de 90 mil litros aproximadamente; la palma de aceite africana, 6 mil litros; la canola, mil 200 litros, y la soya, 450 litros. La mayoría de las algas contienen arriba del 50% de lípidos, inclusive, la especie Schizochytrium sp es una fuente ideal para la producción de biodiesel porque alcanza un rendimiento del 77% de aceite. “A futuro las algas van a generar el biodiesel del mundo. México tiene mucho territorio en costa que puede aprovechar para este proceso”, acotó el docente del Colegio de Postgraduados.

En contraste, los azucares y almidones (caña de azúcar, maíz, sorgo dulce, entre otros) producen etanol. En 2006 los países principales productores de millones de galones de este combustible sintético fueron Brasil (4 mil 491), Estados unidos (4 mil 855), China (mil 17) e India (502); México carece de participación en este combustible sintético, informó el doctor Héctor Debernardi.

Finalmente, el hidrógeno, es uno de los reactivos más usados en los procesos catalíticos como en los motores de combustión interna adaptados para consumir este elemento químico. “Las pilas de combustible asociadas a motores eléctricos tendrán aplicación futura en la industria automotriz; es decir, los carros al avanzar producirán el hidrógeno, por lo que no necesitaran almacenarlo. Es el impulso del hidrógeno como vector energético”, reveló.

El investigador recomendó acelerar proyectos y programas piloto de producción de combustibles sintéticos; fomentar las inversiones privadas en cultivos energéticos; investigar en materia genómica y agrícola para aumentar producción por hectárea así como mejorar la figura económica de producción; propiciar la certidumbre del mercado, y crear dispositivos de vinculación entre los actores de la cadena productiva.

Alrededor del 85% de la tecnología en México es de importación. “Las naciones que exportan tecnología venden la maquinaria que ya no tiene utilidad y se reservan la de punta, por lo tanto, es urgente destinar a la ciencia el 1% del Producto Interno Bruto (PIB) que establece la ley para que investigadores bien remunerados creen infraestructura e innovación mexicana”, aseguró el doctor Héctor Debernardi en su ponencia: “Los combustibles sintéticos una alternativa a la crisis energética (síntesis, utilización y perspectivas para México” en la Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán (FESC).

The URI to TrackBack this entry is: https://anamorin.wordpress.com/2013/02/27/urge-a-mexico-diversificar-sus-fuentes-energeticas/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: