Buscan en la UNAM descifrar al cerebro

“Todo lo que piensa el ser humano se va cristalizar”, expresó el doctor Ranulfo Romo

El doctor Ranulfo Romo Trujillo, investigador del Instituto de Fisiología Celular de la UNAM, reveló a los alumnos de la Facultad de Cuautitlán sus avances de los últimos 30 años, al tratar de entender la forma en la que el cerebro percibe, memoriza, aprende, compara y tomar decisiones en su ponencia Neurobiología de la percepción que forma parte del Tercer Ciclo de Conferencias del Colegio Nacional en la FESC, el 21 de septiembre de 2011.

Actualmente, por medio de la resonancia magnética se reistra que zonas del cerebro se activan cuando se hace determinada actividad. Con esta tecnología las neuronas involucradas en la tarea se encienden en la imagen, porque están consumiendo una mayor cantidad de oxígeno y azúcar, cuando el individuo ejecuta la función, explicó el también miembro del Colegio Nacional.

Sin embargo, estos datos no son suficientes porque aún se desconoce cómo se representa la información o cómo se coordinan los movimientos con base en los sentidos. “El hecho de que la zona esté encendida no significa que yo pueda codificar la información que está ahí”, señaló el doctor en medicina.

Indicó que los objetos tienen una representación en las neuronas tal y como lo planteaba Demócrito hace 24 siglos. El doctor Ranulfo Romo detalló que el cerebro accesa al mundo externo al procesar la información de las abstracciones que captan nuestros sentidos.

En su laboratorio, el doctor Ranulfo Romo provoca en monos Rhesus acciones voluntarias porque su cerebro es similar al humano en la esfera sensorial, perceptual y en cierto tipo de memorias, tomas de decisiones y aprendizaje.

Por ejemplo, una acción voluntaria ocurre cuando uno camina por la calle y escucha que alguien le grita. En ese momento la corteza auditiva primaria representa la información recibida, en respuesta a ello uno mira alrededor en busca de la fuente de la información. Esto es un reflejo, un acto sensoriomotor voluntario muy complejo y se desconoce la explicación mecánica de cómo el cerebro lo ejecuta.

A través de sondas, del diámetro de un cabello, introducidas en el cerebro del mono Rhesus se puede conocer que zonas están relacionadas con funciones como el movimiento de los dedos y la vista. En un experimento sentaron a un ejemplar con la palma de la mano hacía arriba. Uno de los dedos es tocado por un motorcito, con una punta parecida a la de un lapicero, el cual le manda un estímulo.

Éste viaja por el nervio hasta la parte alta de la médula espinal, sube al centro del cerebro en el tálamo y llega a la corteza cerebral, donde se genera la representación del contacto del estimulador. En respuesta, el animal reacciona rápidamente, moviendo una palanca y aprieta uno del par de botones que tiene en frente para obtener jugo de recompensa. En menos de una décima de segundo se logró generar un movimiento voluntario.

El cerebro siempre genera hipótesis de lo que está ocurriendo en el mundo externo y simplemente lo coteja con las representaciones que ya almacenó, afirmó el doctor Ranulfo Romo. Por lo tanto, el estimulador se queda latente en el mono al guardar en su memoria de trabajo algo de esta información obtenida en este proceso del dedo, la palanca y los botones para cuando se repita el ensayo.

La memoria es un proceso fundamental para reconocer los eventos, sin ella y con la ausencia de los canales de percepción el cerebro sería incapaz de aprender. Los objetos son reconocidos con el cerebro y no por la vista, aseguró el investigador.

Las personas con alzhéimer tienen intactos los órganos sensoriales, perciben a través de los sentidos, pero no pueden comparar un referente guardado en la memoria con un estímulo inmediato. Por tanto, tiene más peso la información de memoria que la sensorial.

En dos décimas de segundo, las neuronas sienten el estímulo, éstas son importantes porque son detectores de movimiento en caso de picadura de alacrán o mosquito. En el laboratorio del doctor Ranulfo Romo invirtieron el experimento. A través de sondas que mandan pulsitos eléctricos excitaron a las neuronas relacionadas al dedo del mono Rhesus para mandarles el estímulo directamente a ellas.

El animal usó la información artificial para realizar el experimento como si recibiera el estímulo en el dedo por el contacto del motorcito. Inclusive, esta clase de ensayos se han realizado en cirugías humanas. Estas investigaciones ayudan a comprender cómo siente y percibe el cerebro. Los especialistas saben dónde está localizada el área relacionada a la memoria, no obstante, se desconoce cómo se guarda la información, las palabras e imágenes complejas.

Asimismo, el cerebro cuenta con dos representaciones de un mismo evento. Las neuronas tienen circuitos que reúnen su esfuerzo para guardar la información a diferentes tiempos. Los circuitos dialogan entre ellos y generan una resta, de la cual emana un nuevo código neuronal que es el responsable de diferenciar lo caliente de lo frío, lo oscuro de lo luminoso, lo bueno de lo malo, etc.

Al percibir el segundo estímulo, la neurona se acuerda del primero y compara la información del último. Las neuronas reúnen su esfuerzo para resolver algo elemental en función de las frecuencias de los estímulos presentados. Los circuitos que involucrados en la comparación instruyen a las neuronas motoras para realizar el movimiento voluntario.

Teóricamente, indicó el doctor Ranulfo Romo, se debe poder extraer información del primer estímulo mientras ocurre la comparación en el segundo estímulo; así se observaría la combinación de ambos estímulos y apreciaría la resta que indica cual es el mayor.

Hoy en día, 10 laboratorios en mundo trabajan en buscar la explicación de cómo hace el cerebro para que en un sólo instante reconozca, entienda, memorice, combine y tome decisiones. No existe una máquina que nos muestre la forma en la que las neuronas se coordinan automáticamente para tomar decisiones con base en la evaluación que hace el cerebro del mundo exterior y que compara con la memoria, puntualizó el doctor Ranulfo Romo.

Las futuras aplicaciones de esta clase de experimentos podrían concluir en extremidades neurorobóticas para personas cuadripléjicas. Así como invidentes, quienes por medio de una cámara externa captarían y mandarían imágenes transformadas en pulsitos eléctricos a la corteza visual.

The URI to TrackBack this entry is: https://anamorin.wordpress.com/2012/01/27/buscan-en-la-unam-descifrar-al-cerebro/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. Muy buen artículo,sólo q´a mi punto de vista si hay diferencia entre cerebro y mente
    ¡saludos Ana!

  2. Hi are using WordPress for your site platform? I’m new to the blog world but I’m trying to get started
    and create my own. Do you require any html coding expertise to make your own blog?
    Any help would be greatly appreciated!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: