Incrementa sector caprino empleo para veterinarios

El doctor Francisco Gurría Treviño indicó que es gratificante venir a la FESC porque hay especialistas en el sector

Estudiantes de veterinaria encontrarán un nicho de trabajo en las cabras debido a que dicho sector está repuntando en nuestro país; por ello, la Especialidad en la Producciónde Ovinos y Caprinos de la Facultadde Estudios Superiores Cuautitlán realizó el Curso de Producción Caprina, el pasado 8 de junio.

El doctor Francisco Gurría Treviño, presidente del Consejo Mexicano de Criadores de Ganado Caprino (Comecapri), señaló que este sector tiene reales oportunidades profesionales y empresariales que permiten al veterinario independizarse y ser dueño de su negocio, ya que con entre 3 mil 500 y 4 mil dólares se puede montar un establo tecnificado de ganado lechero.

Expresó que los estudiantes deben conocer, saber y entender la problemática que tienen los productores, su entorno comercial y de mercado para que puedan formar parte del negocio. El ponente de La caprinocultura en México calificó como necesaria la mentalidad empresarial en los estudiantes que aspiran a ser ganaderos, pues son fundamentales la administración y la realización de planes de negocio objetivos.

Aunque iniciar en la industria caprina es relativamente barato—comparado con sectores como la de bovinos leche—el sector caprino es complejo, por ello es indispensable establecer desde el principio en qué se transformarán los productos de la cabra, cómo se realizarán y en dónde se venderán; de igual forma, se debe esquematizar la comercialización —empaque y distribución— y la mercadotecnia —dónde, cómo y qué se anuncia—.

Las transformaciones de algunos productos caprinos son aspiracionales; tal es el caso del queso. En Veracruz se encuentra una de las fábricas más grande de México en la producción de este lácteo. Esta empresa transforma dos millones de litros de leche y su entidad se encuentra entre las más importantes en producción de cabrito; junto con Oaxaca, Puebla y Guerrero. Por otro lado, Nuevo León y el Distrito Federal reportan altos índices de consumo; mientras que al sureste del país, su presencia es casi nula.

El Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) notificó en 2007 que el censo pecuario registró 4.5 millones de cabezas. Alrededor de 450 mil familias, lo que equivale a 2.5 millones de personas, están involucradas en el sector caprino. Asimismo, el INEGI informó que la presencia de este tipo de ganado coincide con las zonas de mayor marginación y menor ingreso económico.

La producción de leche es de 175 millones de litros, aunque el doctor Francisco Gurría señaló que él considera que la cifra real oscila entre 220 y 240 millones. En lo que se refiere a carne, se alcanzan las 49 mil toneladas. Esta producción primaria tiene un valor de 215 millones de dólares.

El presidente de Comecapri señaló que urge mejorar el ingreso del productor, ya que éste es mínimo en comparación con las ganancias que adquiere el intermediario. Ejemplificó que el ganadero vende su cabrito de 40 días —con un peso de entre nueve y 12 kilogramos— a un precio que va de los150 alos 400 pesos; mientras que el platillo en restaurante cuesta 185 y con un sólo cabrito se sirven hasta ocho órdenes.

Los productos como leche y queso de cabra son aceptados por la población y tienen un crecimiento anual del 20%. Sin embargo, la piel de cabrito es desperdiciada por los intermediarios, quienes carecen de lugares establecidos para la matanza de este ganado.

En la actualidad, la producción y la transformación de los productos caprinos están consolidándose a través de las 25 marcas nacionales de queso y de otras 70 regionales. Los mayores compradores de leche de cabra son Coronado y Bimbo, los cuales adquieren alrededor de 44 millones de litros de leche.

De igual forma, el sector caprino tiene buenas oportunidades para la exportación. Los musulmanes y judíos estadounidenses importan 16 mil toneladas anuales de carne de cabras —el equivalente a la producción total mexicana—. La elaboración de otros productos con leche de cabra, como los dulces, incrementa el valor de forma significativa; por ejemplo: en Estados Unidos 250 gramos de mantequilla cuesta 11 dólares.

El doctor Francisco Gurría calificó de urgente que todas las ventanillas dela Secretaríade Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) reconozcan la relevancia de este sector. Agregó que es primordial considerar a la caprinocultura como una actividad viable para vivir bien y con dignidad en el sector rural.

Asimismo, es necesario asignar recursos subsecuentes y justificados al sector para mejorar las condiciones en corrales y alimentación, crear un instituto de investigación y capacitación en producción caprina y fortalecer a las organizaciones de productores.

Por otro lado, el maestro en ciencias Juan Carlos Escobedo Alcántara, delegado de Hidalgo en el Proyecto Estratégico para la Seguridad Alimentaria (PESA) de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), informó que PESA es el único programa con una tasa del 92% de éxito a nivel nacional.

Explicó en su conferencia, Factores a considerar para un proyecto caprino, que los diagnósticos son la base fundamental de los buenos programas. Afirmó que los asesores acuden directamente con los productores para conocer la problemática y plantear los acuerdos. Finalmente, los resultados corresponden al compromiso y la apropiación del proyecto por parte del ganadero.

Para que PESA brinde a un productor cabras es requisito tener de uno a dos años de experiencia teórica y práctica en el manejo de animales, algún terreno o infraestructura en donde ubicarlos; así como una actitud participativa y abierta para las alternativas e innovación.

Los ganaderos reciben capacitación, mediante la cual aprenden a negociar la compra de insumos y la venta de sus productos, estrategias de planeación para establecer desde el inicio qué se va a producir, cómo y en dónde se va a vender —preferentemente en el mercado regional— y la creación de registros que documenten insumos, producción —que se refiere a calcular la venta mínima para que el proceso sea rentable—, ventas y ganancias.

La optimización e innovación de procesos dependerá de las necesidades y condiciones del productor; ya que se tiene que realizar una estrategia que evalúe la obtención de insumos —agua, energía eléctrica, alimentación y mano de obra— y que planteé la mejor forma de canalizarlos al proceso, el cual también será perfeccionado para incrementar los rendimientos.

The URI to TrackBack this entry is: https://anamorin.wordpress.com/2011/10/05/incrementa-sector-caprino-empleo-para-veterinarios/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. Chida nota
    tarde pero seguro
    ¡SALUDOS ANA


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: