110 años de magnitud Richter

 

Esta imagen pertenece a http://bit.ly/cJTvLW

En la década de 1930 el físico Charles Richter se convirtió en sismólogo, al estudiar con gran interés los movimientos telúricos. El científico creó la escala -la cual lleva su nombre- que usamos para medir la magnitud de los temblores y cumpliría 110 años este 26 de abril, sino hubiera fallecido el 30 de septiembre de 1985.

 Nacido en un pueblo de Ohio, egresó de la universidad de Stanford. Charles Richter inició su doctorado en física teórica en el Instituto de Tecnología de California (Caltech) en 1928. Previo a recibirse quedó atrapado en los terremotos al recibir una oferta para laborar en el Carnegie Institute de Washington.  

Su estudio continuó en el Laboratorio de Sismología de Pasadena. Con la supervisión y colaboración del alemán Beno Gutenberbg, Charles desarrolló la escala Richter en 1932.

Charles Richter estudiaba la intensidad de los terremotos a través del comportamiento de las ondas sísmicas y su amplitud máxima registrada en el sismógrafo. En la escala la magnitud se calcula a través del tiempo transcurrido entre la extensión de las ondas P y S.

Como ondas de comprensión o dilatación son conocidas las ondas P, las cuales hacen vibrar el medio en la misma dirección que la del desplazamiento de la onda a una velocidad de cinco a 11 kilómetro por segundo. Mientras que las S u ondas de cizalla se mueven en sentido perpendicular.

Después de analizar varios movimientos telúricos en California nombró como terremoto de magnitud 3 al que con una distancia de 100 kilómetros registra en el aparato una extensión máxima de un milímetro.

La amplitud impresa en el sismógrafo está relacionada proporcionalmente con la energía que es liberada en el temblor. Por lo tanto, con la escala Richter se podía clasificar los terremotos por la intensidad de las ondas sísmicas que extendían la marca del sismógrafo.

Con base en 10 la escala logarítmica Richter multiplica 10 veces la intensidad entre un grado y el siguiente. Un temblor de magnitud 5 es 10 veces mayor que uno de 4; mientra que el de 8 es 10 mil veces más fuerte que el de 4.

Los temblores más débiles tienen la categoría cero, pero con los nuevos sismógrafos se pueden registrar movimientos negativos, es decir, que las ondas telúricas tienen una máxima amplitud menor a la milésima parte de un milímetro.

Un sismo de magnitud 3.5 a 5.4 sólo causa daños pequeños cerca del epicentro. Los temblores de 5.5 a seis generan afectaciones en edificios mal construidos en un radio de 10 kilómetros. Arriba de los siete grados se habla de un terremoto que causa deterioros en comunidades con un radio de 100 kilómetros.

A partir de la magnitud ocho el movimiento telúrico se define como un gran terremoto y causa una destrucción total en las comunidades cercanas al epicentro, dejando estragos en mil kilómetros a la redonda. De acuerdo con Universum hasta ahorita ningún sismo ha sido superior a la magnitud 9.6.

Otra forma en la que se miden los sismos y se confunde mucho con la escala Richter es la de Mercalli, en la que se evalúan la intensidad de los daños que los movimientos telúricos ocasionan en el suelo, los edificios y las personas.

No existe una relación entre ambas escalas porque evalúan cosas diferentes. La de Richter sólo mide la magnitud de la energía liberada en el choche o roce de las placas tectónicas; mientras que la de Mercalli calcula los estragos visibles que ocasionaría el movimiento en grados.

Para 1937, Charles Richter regresó al Caltech donde empezó a dar clases de sismología y se enfocó en el análisis del interior del planeta. Richter y Gutenberg publicaron en 1954  el manual Sismicidad en la Tierra, donde se clasifica la sismicidad mundial con los parámetros espacio-tiempo y magnitud. 

Posteriormente Charles escribió otros dos libros, en 1958 Simología elemental fue su contribución más importante en este campo. Además de científico, Richter era divulgador y buscaba concientizar a la sociedad para que conocieran las medidas de seguridad ante terremotos sin crear pánico y miedo.

Richter no dejó de dar clases hasta su jubilación en 1970. Los sismólogos que formó Charles Richter son científicos que trabajan en investigación de frontera en geología y física experimental. 

El trabajo de Richter contribuyó a que en los 70 otros sismólogos modelaran la teoría de la Tectónica de placas y deriva continental, ciencia fundamental en la sismología de hoy.

Charles Richter falleció el  30 de septiembre de 1985 en un hospital de California. Sin embargo, el conocimiento que generó es recordado cada vez que la tierra es sacudida y nos recuerda que su trabajo sólo es el primer paso para entender los movimientos telúricos.

En Estados Unidos, la sismología nació en 1906 después del gran  terremoto que sacudió a San Francisco. Investigadores trabajan arduamente en busca de algún patrón o regla que ayude a predecir algún sismo, sin embargo su trabajo aún no tiene éxito.

Hasta ahora la ciencia sólo puede anticipar la magnitud de un movimiento telúrico, pero sin una fecha definida. Lo único que pueden decir es que en determinada ciudad se registrará un terremoto de magnitud siete en los próximos 100 años.

No obstante, confió en que algún día el trabajo de los sismólogos dará resultado y nos ayudará a predecir con mejor exactitud los temblores.

Medias de seguridad

De acuerdo con el Servicio Sismológico Nacional, México registra un promedio mayor a 900 sismos con magnitud superior a 3.5 y en la peor semana se percibe al menos un temblor con intensidad escala Richter 5.

Recuerde que la Ciudad de México siempre se está moviendo debido a sus condiciones geográficas. Nuestro hogar está una zona de las más sísmicas del mundo porque estamos en un suelo fangoso y sobre la placa de Cocos que choca con la Norteamericana y la del Caribe.

Por favor querido lector no se deje engañar por charlatanes que predicen terremotos ficticios. Generalmente estas personas dicen que las campanas de las iglesias se moverán, algo muy obvio si estamos hablando de que la tierra se esta moviendo.

Suelen agregar que colonias como la Condesa, Roma, San Rafael, Santa María la Ribera y el centro de la ciudad serán las más afectadas. Algo muy cierto pero nada novedoso porque esas zonas fueron las más dañadas en el terremoto de 1985, especialmente La Roma, el Centro Histórico y la Condesa.

 En vez de caer en el pánico o amarillismo de muchos medios de comunicación,  irresponsables en su trabajo que sólo ocasionan miedo en la ciudad, le recomiendo que hable con sus seres queridos sobre medidas de seguridad en caso de temblor.

Las medidas de seguridad no garantizan que las personas se salven de morir en un terremoto, pero brindan una mayor posibilidad de salir con vida. Platique con sus hijos sobre lo que sucedió en el terremoto del 85, en especial si no recuerdan o nacieron después del sismo. 

Cree con su familia puntos de encuentro en caso de emergencia ajenos a la casa. Coménteles sobre las medidas de seguridad y localice con ellos las zonas seguras dentro de la casa. Mencióneles lo importante que es cargar una identificación con ellos siempre para lograr reconocerlos en caso de quedar inconsciente.

Afírmeles que deben guardar la calma y de ser posible ayudar a tranquilizar a los demás. Recomiéndeles que sólo salgan del lugar donde están si la salida es cercana a ellos, porque si el temblor es fuerte no podrán correr; sin olvidar que no se debe correr, gritar o empujar. 

Aconséjeles que de no poder salir, se alejen de libreros, vitrinas, estantes, ventanas, espejos, tragaluces u otros muebles que puedan deslizarse, romperse o caerse. Enséñeles a ubicar zonas seguras para que se coloquen en ellas en caso de quedarse adentro de un edificio.

Las posiciones de seguridad son colocarse de rodillas con las manos en la cabeza abajo o a lado de las mesas o escritorios resistentes; o bien ponerse debajo de las esquinas, columnas o marcos de las puertas.  Una vez concluido el sismo desaloje con cuidado el inmueble sin gritar, correr o empujar. Recuerde no usar elevadores.  

Recomiéndeles que si quedarán atrapados traten de calmarse y que se comuniquen con el exterior golpeando con algún objeto.

Si se localizan el auto, busque y párese en un lugar que no tenga postes o edificios cercanos que se puedan caer.  Aléjese de puentes o vías elevadas si va en la carretera y de preferencia no salga del carro. Evite edificios, postes, cables o coladeras si se encuentra en la calle; diríjase a zonas abiertas hasta que pase el peligro.

Acostumbre a sus seres queridos a localizar las salidas de emergencia o zonas de seguridad en lugares públicos. De ser posible, acercarse a Protección Civil de su comunidad para conocer el plan de emergencia y de ser posible participar y ayudar con el mismo.

Concluido el sismo revise su casa en busca de daños; no la utilice si presenta un gran deterioro por posibles réplicas, prevéngase contra ellas. No prenda: cerillos, velas, aparatos de flama o eléctricos hasta verificar que no hay fugas de gas. Si ésta existe repórtela y vigile que no enciendan nada.

Si localiza lesionados, socórralo hasta donde pueda y busque ayuda médica. No pise o toque cables sueltos o caídos. Limpié líquidos derramados como medicinas, materiales inflamables o tóxicos. Para abrir roperos o estantes se necesita cuidado porque los objetos pueden caerse. 

Finalmente utilice el radio para estar informado, no propague rumores porque causan pánico y colabore con las autoridades. 

Algunas medidas preventivas en contra de sismo pueden ser:

Asegúrese que su casa o departamento cumpla con las normas de construcción y uso de suelo establecidas. Si no están dentro de lo recomendado consulte a un especialista en construcción para que lo asesore a reparar su vivienda, recuerde que no sólo se trata de la seguridad de su casa, también es de su familia.   

Revise frecuentemente que las instalaciones de gas, agua y luz estén en buen estado, para evitar fugas o incendios en caso de temblor. De ser preferible fije a la pared: repisas, cuadros, armarios, estantes, espejos, libreros y lámparas; evite colocar objetos pesados arriba de los muebles anteriores.

Siempre tenga a la mano un botiquín de primeros auxilios con números de emergencia, un radio portátil y una linterna con pilas.

La mejor forma de cuidar a los nuestros es realizar medidas preventivas. Exigirle al gobierno realizar y actualizar un plan completo de emergencia ante sismos como el de Japón que localiza las áreas afectadas y las acciones a tomar en varios escenarios mañana, tarde, madrugada.

Requerirle a los medios de comunicación que en vez de asustar a la gente denuncien la mala infraestructura en los edificios y divulguen medidas preventivas. Revisar que las construcciones en nuestro país soporten sismos de alta magnitud, que podrían hacer la diferencia ante la desgracia de un terremoto.

Los seres humanos no solemos medir la intensidad de los terremotos por la magnitud o energía liberada de las placas, sino por el número de muertos y daños a la infraestructura.

El sismo de Chile fue más fuerte que el de Haiti, pero tuvo menos desgracias porque los edificios soportaron mejor los movimientos telúricos, de ahí la importancia de cumplir con los estándares de construcción.

Para honrar a Charles Richter en sus 110 años de vida es necesario apoyar a la ciencia en su estudio de fenómenos naturales y prevenirnos ante los sismos.

La Organización Panaméricana de la Salud realizó el siguiente especial donde reportan los problemas sanitarios que tuvo México después del terremoto del 85. Situaciones que el gobierno debería de tomar en cuenta para la próxima vez que se nos mueva el suelo.

National Geographic publicó en abril de 2006 un ejemplar titulado: “El próximo sismo” en el que detalla el trabajo de los sismólogos en San Francisco después del terremoto de 1906. Además trae un recuento del jueves negro que marco a la Ciudad de México ese 19 de septiembre de 1985.

Con información de El País, Tecnología hecha palabra y el Servicio Sismológico Nacional.

Published in: on abril 27, 2010 at 7:23 pm  Comments (1)  
Tags: , , , , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://anamorin.wordpress.com/2010/04/27/110-anos-de-magnitud-richter/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. Buen aporte
    ¡Gracias ANA!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: