Cuento: Ratas con alzhéimer

Por Isaac Caporal

Soy el doctor Misha Grushenco, o eso creo. Experimento con ratas, llevo tantos años tratando de inventar la cura contra el Alzhéimer, que ya hasta se me olvidó que yo lo padecía.

He intentado varias cosas para descubrir una cura contra el Alzhéimer. Experimento con ratas, creo que eso ya lo había dicho.  Experimento con ratas…y he tratado de todo, pero por más fórmulas y combinaciones de sustancias en el laboratorio, ninguna vacuna ha servido, al contrario el problema cada vez se acrecentaba más.

Después de ver que la ciencia no funcionaba, intenté la acupuntura, la hipnosis, el soborno,  este último casi funciona pero la cosa se vino abajo cundo recordé que como científico era más pobre que un periodista. He  probado hasta con la  comida de mi esposa… Alguna vez leí que la nuez era buena para la memoria, por lo que mi esposa les preparó un pastelillo de nuez. Cuando lo comieron  terminaron  con una severa infección estomacal, no salieron del baño en una semana.

Así que mis intentos fracasaban uno a uno y  todo se hacía más grave.

Fue entonces cuando se dio un fenómeno muy interesante: Las ratas fueron olvidando todo, primero su nombre, después su dirección, hasta que olvidaron totalmente su condición de ratas.

La pequeña Boris fue la primera en perder la memoria. Sin recordar que era rata quiso ser un dios. Tenía un culto todos los domingos. Su doctrina iba dirigida a la gente rica de la ciudad y consistía en darle a su dios, osea a Boris, la mitad de las ganancias. Entre más dinero se tenía, más cerca se estaba de dios, algo así como los Judíos pero sin la Kipá.

Todo iba bien, Boris ya tenía una casa de fin de semana en Dubái, diez cuentas millonarias en diferentes bancos, una mansión hecha de queso puro  y un diente de oro. Pero todo se vino abajo cuando recordó que era atea.

Mashenka, la más inteligente de las tres, despertó con la idea que era humana. Después de un par de años  se dio cuenta que todo era apariencia, que no podía ser feliz, pues no sabía si era hombre u animal, si venía del sol o de la tierra, nunca pudo ser feliz aún teniendo todo o viceversa. Así que decidió darse un poco de respeto y olvidar eso de ser humana y prefirió se periodista. Siempre tuvo tendencia autodestructiva.

Strav, él más olvidadizo de las tres, jamás volvió a recordar que era rata. Un día tomó sus cosas y salió del laboratorio con la seguridad que se llamaba José López y que entraba a trabajar a las siete de la mañana en una fábrica de balancines.

Un día me llegó la invitación para su boda. Recuerdo que fui al casamiento. Un mozo me dijo que me sentara del lado de los animales, mi confusión surgió cuando del lado del novio estaba todo el reino animal y en el lado de la novia estaba mi ex mujer. No supe  de qué lado sentarme.  Mejor me quedé de pie para no ofender a nadie.

Sí las ratas se olvidaron de ser ratas, tal vez eso pasa con el hombre. Quizá el hombre siempre ha tenido alzhéimer,  por eso conforme va creciendo se va olvidando de cómo ser humano y se convierte en animal. Como mi antigua novia que era una leona, lástima que nunca me devoró a mí como lo hizo con mi  cartera. O como aquellos seres de la televisión que se ven como humanos, actúan como animales y que al parecer tienen cerebro de insecto, aunque cuando hablan parece que simplemente no lo tienen.

Published in: on febrero 3, 2010 at 5:30 am  Comments (1)  
Tags: , , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://anamorin.wordpress.com/2010/02/03/cuento-ratas-con-alzheimer/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. eso es horrendo yo que tu quitaba la foto o mejor ambas cosas el texto y la foto


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: