Gomorra de Roberto Saviano

El gran reportaje de Roberto Saviano denuncia las mafias o el “Sistema” que gobiernan a la ciudad de Nápoles.  Es una radiografía de lo que sucede y muestra todas las aristas del suburbio, un lugar donde el silencio ante la injusticia es la mejor forma de preservar la vida.

Este trabajo periodístico camina de lo general a lo particular y son una serie de situaciones que forman una cadena en espiral que caen con cada capítulo en el abismo de la inhumanidad.

“El puerto” es la primera parte del texto y es apenas la orilla de los problemas que tiene la población de Nápoles. Entiendo que Saviano inició en la descripción de los trabajos “honestos” que se dan en la ciudad en condiciones deplorables y parecidas a los esclavos con salarios miserables por horas arduas de labores, para “justificar” la serie de barbaridades que habla en el clímax.

Nápoles es la ciudad donde los niños sueñan con pertenecer al Sistema, sin importar que esto signifique delinquir y morir de forma violenta a una edad muy joven.

Saviano hace una excelente crítica de la perdida de la infancia a través de recursos como el comparar a los adolescentes de 15 años que viven en Nápoles, quienes se dedican a atracar y a matar, con los jóvenes del norte de Italia que tienen la misma edad y toman clases de baile, van a la piscina y tienen una vida normal.

La denuncia no está basada sólo en testimonios o experiencias personales, incluye descripción y datos duros que le dan credibilidad y seriedad al reportaje.  Asimismo incluye referencias bibliográficas para reforzar sus ideas como los libros de Marx, Max Weber y Adam Smith.

En el capitalismo, la ganancia es lo más que importa en esta ciudad, producir grandes cantidades para generar jugosas ventas que olvidan los valores. Así es Nápoles, el paraíso ideal para los empresarios con unos alcances tan extraordinarios capaces de vestir a estrellas de Hollywood.

Las mafias son expuestas a tal modo que a través de libro conoces su origen, sus hábitos sociales como desde  obtener un apodo hasta la organización del Sistema y la entrada, salida, administración y pruebas de drogas.

Pero lo más horrible son las guerras por obtener el poder, es aquí donde todos los integrantes del Sistema desconocen el valor de la vida. El dinero es lo único que importa. El autor demuestra que la resistencia de los jóvenes está mal enfocada al estar bien morir en el intento o matar a un sin fin de inocentes con tal de adquirir ganancias.

El narcotráfico disuelve los valores y establece los nuevos. Donde el libertinaje en  adolescentes de 12 años es extremo. Ellos saben como se debe morir, quieren formar parte del clan, reciben entrenamiento para matar y no tener miedo a la muerte, así como el asesinato es una vía fácil para adquirir objetos deseables como celulares.

Es todo un estilo de vida en el que se combinan homicidios con canciones de amor, en medio de un conflicto entre mafias que es comparable con una guerra civil. Donde la forma de asesinar violentamente a alguien es todo un mensaje implícito y superior  al propio homicidio.

La forma en la que maneja el ambiente y el lenguaje es tan buena que puedes oler la sangre en cada asesinato, sientes el repudio  y la injusticia en los más violentos.

Sientes las ganas de llorar, porque sabes que en tu país el narcotráfico toma cada día más terreno y quieres buscar una forma de evitar un paisaje similar, pero al mismo tiempo el miedo está ahí. Te paraliza. Saviano supo como superar esto al atreverse al escribir Gomorra, y yo me pregunto ¿Cada lector podrá hacer lo mismo?

“Mujeres” es un gran ángulo del reportaje porque revela su papel en el Sistema. Su trabajo es retroceder no al siglo pasado, al antepasado porque su tarea es seducir a los hombres, juntarse o casarse con ellos y el requisito más importante es tener hijos para obtener una mensualidad.

Aunque también hay mujeres que son parte de la cabeza del Sistema. Este es otro ejemplo de como el autor utiliza películas como Kill Bill para aproximar al lector a determinadas situaciones que uno pensaría que sólo podrían ser ciertas en la pantalla del cine.

Saviano tiene toda la razón en decir que es como estar viendo la cinta El Padrino, uno puede apreciar la influencia de los medios masivos de comunicación y los de la religión en esa realidad atroz.

Otra arista atractiva e interesante, es desnudar el instrumento que mata. Con ella se dictan reglas que no necesitan ser escritas y se mandan mensajes ocultos de poder detrás de simples atentados. Donde oponerte a que maten a alguien o a la injusticia significa morir también.

Asimismo uno puede ganarse la muerte con volverse adicto a la droga o tener sida. Es un buen método evitar que el virus se propague, eliminando a los infectados.

Al igual que la ideología budista, todo es parte del Sistema en esa tierra del delito y muerte. En esa ciudad no se mueve nada sino es por voluntad del Sistema, en especial en la industria de la construcción.

Los desechos tóxicos que se vierten en la ciudad también son culpa del narcotráfico. Gracias a estos basureros químicos que mezclan en las tierras, ganan dinero por desaparecer el veneno, adquieren nuevas tierras a bajo costo porque pierden su fertilidad y contribuyen a la pobreza que es el origen de tanta porquería al no tener otra salida más que aceptar lo que determina el Sistema.

Afortunadamente hay hombres como Roberto Saviano que deciden tomar el camino contrario, pero revelarse tiene un precio muy alto: su cabeza. Las amenazas de muerte que ha recibido son la causa de que este escoltado todo el tiempo, que viva como nómada y no repita la noche en algún lugar por más de tres días.

Hoy sigue vivo, sin embargo, la advertencia es latente, continúa. La mafia nunca olvida y es muy paciente. Tal vez cada día que pasa signifique una bala más en su cuerpo cuando el Sistema lo atrape y le haga pagar su rebeldía. Roberto Saviano lo sabe mejor que nadie, pero él está dispuesto a enfrentar esa cuenta con el destino.

Por ahora parte de sus amigos y familia le han dado la espalda y a pesar de sentirse solo no se arrepiente. Él trata de vivir y disfrutar cada día en lo que llega aquel momento….

Published in: on enero 21, 2010 at 8:55 pm  Comments (4)  
Tags: , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://anamorin.wordpress.com/2010/01/21/gomorra-de-roberto-saviano/trackback/

RSS feed for comments on this post.

4 comentariosDeja un comentario

  1. Gracias por demostrar la realidad jodida de verdad.
    Ha dejado completamente en su lugar a una Gomorra
    que se destruye a sí misma. Besos de verdad y cambiemos todos este invento empresarial…

  2. Acabo de ver la película; el poof de la construcción también es Sodoma y Gamberro. Pan para hoy y hambre para despues indefinida.

  3. La religiòn tiene mucho que ver en esta descomposición
    del tejido social,es demasiada casualidad que en Occidente
    las regiones màs pobres y peligrosas sean Latinoamèrica y
    el Sur de Europa Occidental
    ¡Saludos Ana!

  4. …Triste tener que soportar convivir con esa mafia
    llamada catolicismo romano y pagano…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: