Ciencia e innovación mexicana una pena a nivel mundial

La presidenta de la Academia Mexicana de las Ciencias (AMC), la doctora Rosaura Ruiz Gutiérrez, presentó durante la Semana de la Ciencia e Innovación 2009 su conferencia “Tendencias y perspectivas de la educación superior, la ciencia, la tecnología y la innovación en México”.

Dra. Rosaura Ruiz Gutiérrez, presidenta de la Academia Mexicana de las Ciencias

Rosaura Ruiz señaló que la educación superior, la ciencia, la tecnología y la innovación son los instrumentos fundamentales para construir sociedades del conocimiento, lograr un desarrollo democrático y plural, contribuyen al proceso de integración y al crecimiento económico, y garantiza buena competitividad.

La titular de la AMC denunció que en México los resultados alcanzados en todos estos ámbitos dejan mucho que desear, porque el acceso a la educación superior sigue siendo muy restringido. Además, agregó, cada vez se les destina menos presupuesto a las universidades.

Por el contrario, indicó, se segmentan y diferencian enormemente las instituciones, y no se ha podido vincular su trabajo con el desarrollo económico y social del país.

Ciencia mexicana fuera del nivel mundial

Asimismo, México está lejos de las tendencias mundiales como la internacionalización, mencionó.  Añadió que la importancia creciente en el contexto  global, se debe a que existen nuevas y apasionantes  posibilidades de estudio e investigación que ya no limitan las fronteras nacionales. Ahora, las instituciones actúan internacionalmente.

Rosaura Ruiz indicó que el Banco Interamericano del Desarrollo (BID) en 2006 reportó que: “La intensidad de la I+D , expresada como el porcentaje de los gastos en investigación y desarrollo del PIB, aumentó en los países desarrollados durante el período 1995-2003, algunas veces rápidamente, como en el caso de Finlandia. En China, la intensidad en la inversión se ha duplicado en los últimos años.”

La experta señaló que en nuestro país es mínimo el número de científicos que realizan investigación, ya no comparado con Estados Unidos, Canadá, España o Portugal; México está atrás de países en desarrollo al sur del continente.

Reveló que el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) registró en 2005 que México tenía 268 investigadores por cada millón de habitantes; mientras que Argentina presentó 720; Brasil, 344; Chile, 444, y  Uruguay, 366.

Añadió que el Sistema Integrado de Información sobre Investigación Científica y Tecnológica (Conacyt) reportó que en 2006 el Sistema Nacional de Investigadores (SNI) contó con 13 mil 485 miembros, apenas un poco más del doble que hace casi una década, en 1997 se tenían 6 mil 278 científicos.

La titular de la AMC indicó que otro conflicto es que el promedio de edad de estos investigadores  es muy alta. Señaló que Conacyt publicó que la edad para poder aspirar a ser un miembro del SNI es de 38 años.

Mientras, que los científicos de nivel uno del SNI tienen 47 años; el nivel dos 54, y los del tercer nivel, los más avanzados tienen 63. Aunque  estos últimos en la áreas de biología, química, humanidades y ciencias de la conducta alcanzan los 67 años.

Rosaura Ruiz también evidenció la nula participación científica del país. De acuerdo con el Instituto para Información Científica, México publicó un promedio de 5 mil 203 artículos entre 1997 y 2006, lo que representa un 0.68% de los artículos en todo el mundo.

Estados Unidos  tiene la mayor participación con el 33.59% de publicaciones, es decir, un promedio en el mismo periodo de 256 mil 191 artículos, afirmó. La doctora comparó a nuestro país con Brasil quien nos supera a más del doble al llegar a las 11 mil 380 publicaciones y contribuir con el 1.49% de los artículos.

Agregó que Chile, Argentina y Venezuela están por debajo de nosotros en la participación científica mundial con el 0.28%, el 0.57%, y  el 0.11% respectivamente. Sin embargo, el impacto de sus artículos en la ciencia fue mayor al nuestro aunque publicaron menos.

Nuestro país alcanzó con sus artículos entre 2002 y 2006 una aportación importante a la ciencia  de 2.88%; mientras que Brasil llegó a los 2.95%; Venezuela,  3%; Argentina, 3.31%; Chile, 4.1%, y Estados Unidos fue el más alto con el 6.67%.

México depende de la tecnología de otros

La especialista señaló que el número de científicos y el nivel de la investigación están ampliamente relacionados con la innovación y el grado de tecnología que tiene el país y por lo tanto con el desarrollo del mismo.

Señaló que los datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) revelan que en México existían, en 2005,  20 patentes por cada millón de habitantes; en Turquía, 27; Sudáfrica, 33; Brasil, 59; India, 132; China, 443; Japón, 15 mil 239, y Estados Unidos alcanza las 16 mil 368 innovaciones por cada millar de personas.

Por otro lado, Rosaura Ruiz mencionó que el Conacyt estableció que el coeficiente de inventiva en el 2004 fue de 0.05% en México. Argentina nos superó con el 0.41%; Brasil, 0.51%; Estados Unidos,  6.95%; Alemania, 12%; Corea, 20.18%, y Japón con el 32.41%.

Precisó que el nivel de la inventiva, registrada en patentes, está relacionado con la dependencia tecnológica. Por lo tanto,  es natural que la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) detallé que México depende en un 22.36% de otros países, mientras que Japón que es el más innovador sólo dependa de un 0.15% de tecnología ajena.

Para especificarlo más, la doctora puntualizó que de acuerdo con las cifras del Conacyt, en 1998, México recaudó 138.4 millones de dólares por ingresos de tecnología, pero pagó más del tripe, 453 millones por la misma en el extranjero. En 2005, nuestro país obtuvo 180.4 millones de dólares de  ingresos en tecnología, no obstante gastamos en la ajena 2 mil 93 millones.

Lo que demuestra nuestra dependencia tecnológica, afirmó.

Rosaura Ruiz, expresó que para colmo el Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI) informó que de las 9 mil 632 patentes que fueron aprobadas en el país durante 2007, 9 mil 500 eran extrajeras y sólo 132 pertenecían  a mexicanos.

Gobierno mexicano responsable de retraso tecnológico

La titular de la AMC acusó al Estado mexicano de no cumplir la ley que dicta  destinar el 1% del Producto Interno Bruto (PIB) a la ciencia, ya que sólo entregan 0.36% del PIB. Agregó que con los aumentos mínimos que le dan a la ciencia cada año sería hasta el 2042 cuando le destinarían el 1% del PIB que señala la ley.

Precisó que la Academia Mexicana de las Ciencias realizó una propuesta para los legisladores en la que se pueda llegar al 1% del PIB para el 2012. La cual consiste en un aumento anual del 0.21%; sin embargo, denunció, que el escenario no ha sido tomado en cuenta a pesar de la insistencia del organismo.

Por lo que señaló al presidente Felipe Calderón y a los legisladores de ser los directamente responsables del retraso del país.

Rosaura Ruiz aseguró que la ciencia en nuestro país tiene que trabajar en temas de salud, energía, cambio climático, medio ambiente, nanotecnología, así como formar una nueva ciudadanía basada en el conocimiento.

Published in: on diciembre 18, 2009 at 10:53 pm  Dejar un comentario  
Tags: , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://anamorin.wordpress.com/2009/12/18/ciencia-e-innovacion-mexicana-una-pena-a-nivel-mundial/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: