El vagón de las mujeres de Anita Nair

El título y la portada del libro me atraparon inmediatamente, pero la lectura me enganchó aún más. Hace mucho que no leía una historia que no me cautivará tanto como ésta. Escrita en 2001 y ubicada en la India, lugar de origen de la escritora, nos abre las puertas para conocer otra cultura muy ajena a la nuestra.El Vagon de las mujeres

Akhila de 45 años no tiene esposo, ni hijos. Toma un tren para encontrar la dirección que debe tomar su vida. El vagón en el que viaja es únicamente para damas. En él conoce a cinco mujeres de diferentes edades, quienes cuentan sus diversas historias que ayudarán a la protagonista a tomar las riendas de su ser

Desde el principio de la novela el narrador omnisciente nos deja ver cuales son los estereotipos que se manejan en la región. Una buena mujer brahmana, es educada para ser buena esposa, recatada, aceptar todo lo que diga el marido y es mal visto pasear sola, peor tantito si está con hombres que no son sus hermanos, padre o marido. En India el valor de la pureza y la castidad sigue siendo uno de los más importantes ya que determina la honra de una familia completa.

Los matrimonios donde el hombre es mayor por una década son comunes, aunque la novia sea una adolescente de 15 años. En algunas ocasiones pueden ser parientes, la madre de Akhila es sobrina de su padre; él le cambiaba el pañal a su mujer cuando era bebé, momento en el que se pactó la boda.

Es preferible que los hombres trabajen, porque las mujeres deben ocupar todo su tiempo en atender a sus maridos. Las buenas esposas saben esto. Akhila desde pequeña conocía lo que significaba ser mujer en su nación. No estaba de acuerdo en las ideas de su mamá,   en los matrimonios desiguales porque la mujer es inferior al hombre, pero tampoco rechazaba casarse.

Sin embargo, la muerte de su padre la puso al frente de la familia por ser la primogénita. Mantener su hogar le costo su juventud y la posibilidad de encontrarse a un buen hombre. Ahora ella estaba sola, sus hermanos estaban casados, lograron hacer su vida a costa de las espaldas de Akhila; ella sabía que hacer, necesitaba valor para enfrentar las presiones de la sociedad que le rodeaba.

Buscaba su ansiada libertad, pero no es posible que una mujer pueda vivir sola. Armada de valor se subió al tren para tomar la dirección de su camino. Fue así como conoció Janaki, una anciana felizmente casada. Su historia es de las más bonitas que he leído, es de esas típicas de amor eterno que todo mundo alguna vez quiere tener.

Este matrimonio fue pactado porque sus horóscopos eran compatibles y aunque suene a charlatanería como pareja se acoplaron muy bien. Creo que lo interesante de esta obra radica en la vista panorámica que hace de los hombres. La protagonista es una mujer soltera que de alguna forma se siente incompleta porque no pudo casarse o estar con el hombre que amaba.

Las mujeres que lo acompañan hablan como han vivido su matrimonio. Quizá el hombre más noble es el esposo de Janaki, un marido excepcional que se preocupa que ella esté bien en todo momento, su autoridad no denigra el papel de su esposa a la cual respeta profundamente. En contraste está la historia de Margaret Shanti.

Ella es profesora de química en secundaria, está casada con el director de la misma escuela, Ebenezer Paulraj. Ellos son diferentes a los otros esposos, él ha decidido que no quiere tener hijos hasta concluir sus planes. Ebenezer es un tirano, que busca ser la atracción de todo el mundo. Él lo controla todo dentro y afuera de su casa, Margaret se siente asfixiada.

Este capítulo es uno de los más fascinantes, lo leí con la cabeza llena de sentimientos. Sentía el odio de Margaret y su sed de venganza. Me apasionó la forma en la que analiza a las personas a través de elementos químicos y las diversas reacciones que hacen.

Literalmente devoré esta parte del libro y no lo solté hasta que supe como concluyó la historia de Margaret. En este texto uno puede ver como las mujeres se acoplan o se resignan al matrimonio, eso fue lo que aprendió Akhila durante su viaje lleno de historias. Cuando los lazos conyugales no son tan libres estas mujeres tienen la fuerza para continuar su vida y buscar la posibilidad de realizar cambios en su beneficio.

Aquí en occidente las mujeres tenemos la libertad de elegir al esposo con el que deseamos compartir nuestra vida, si nos va mal la culpa es completamente nuestra. Pero cuando el marido es obligatoriamente ese porque lo pactaron tus padres sin preguntarte, es  entregarte a un extraño que puede ser desde un gran hombre hasta un desgraciado, creo que es aquí donde entra la fuerza de ser india.

Sheela es la única dentro del vagón que no está casada, tal vez porque aún es muy joven, tiene 15 años. Gracias a ella conocí como es el cambio de la infancia hacia la ínfima adolescencia y ser mujer. Ella se queja de como su papá la trataba diferente cuando era niña la dejaba ser descarada; últimamente se la pasa regañándola porque no es recatada y está mal educada.

De igual forma, aprecie otras situaciones de India como la corrupción, la cual se me hizo muy parecida a la de nuestro país, o la forma en la que buscan controlar la sobrepoblación. Así mismo, a pesar de que India se independizó de Inglaterra en 1947, tienen una relación muy estrecha con Gran Bretaña, especialmente en el idioma. Es por esto que creo que el libro se convirtió en un éxito tanto en su país de origen como en Reino Unido.

La narración del libro es tan clara que a pesar de que pertenezco a una cultura completamente diferente pude entender lo que sucede. Aprendí el lenguaje simbólico como el que utilizan para saber si la señora de la casa es una buena esposa, si es descuidada, negligente o ególatra. Existen otros términos que no explican en la lectura, no me causaron dificultad para continuar con la novela, pero no estaría de más anexar su significado para lograr la comprensión total.

Así mismo, la obra es una reflexión completa de las diferentes costumbres culturales que hay en India. Algunas para los occidentales como yo, resultan una serie de contradicciones muy raras. Katherine, amiga de Akhila, le pregunta por ejemplo cómo es posible que sea un crimen comer huevo y esté permitido casarse con un tío.

El alimentarse de carne es otro de los peores delitos que se pueden cometer, es preferible perdonar al brahmán más pecador que juntarse con los carnívoros. Si el matrimonio y la pureza son de suma importancia, el divorcio también implica repudio. Circunstancias como éstas, me indican las diferentes formas en las que acomodamos nuestras prioridades dependiendo de cada cultura.

La penúltima historia de Prabha Devi, otra mujer que busca encontrar su identidad. Ella se fue a vivir a Estados Unidos con su esposo y empezó a mezclarse con la nueva cultura, sin embargo, desconocía el nuevo lenguaje de la seducción; en América el respeto al matrimonio no es tan sagrado como en su país natal.

Marikolanthu es lo más parecido a lo auténtico y es la última en el vagón, la más fuerte y trágica. Akhila tuvo mucha suerte si le compara con ella. Mari tenía un gran camino por delante y estaba decidida a ser como las heroínas que veía en las películas, aquellas chicas recatadas que escuchaban a su mamá.

Aquí los valores fijados por las élites se trastocan con Mari. Su vida es más fuerte que la protagonista, porque pienso que Anita Nair, trata de plasmar la realidad. Las historias en la vida cotidiana son muy diferentes van desde bellas como la de Janaki, las apasionantes como Prabha y fatales como la de la última; son así porque sencillamente así es la vida, a fulanos les va mejor que a menganos.

Al final de libro me quede con la idea de que cada quien puede buscar la forma de manejar su destino, con las adversidades que se te crucen en el camino. Tal vez, no sea la primera vez que un texto oculta este mensaje, pero conocer a estas seis mujeres me hizo cuestionar si los valores que ensalza la sociedad son correctos o no.

Me sorprende la forma en la que la autora logra hacer una historia de reflexión y crítica profunda a su sociedad a través de seis grandes vidas. El amor, la pasión y el odio son los principales ejes que me cautivaron y me dieron una de mis mejores experiencias con la lectura.

Published in: on junio 16, 2009 at 2:50 am  Dejar un comentario  
Tags: , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://anamorin.wordpress.com/2009/06/16/el-vagon-de-las-mujeres-de-anita-nair/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: