Juvenal presentó su Luna de octubre

Juvenal Acosta Almazán presentó sus memorias en el libro Luna de Octubre el pasado 30 de mayo. El acontecimiento revivió las anécdotas de uno de los mejores profesores del país, quién se reencontró emotivamente con varias personas plasmadas en su obra, en su mayoría cercanos a la tercera edad.IMG_0321

La autobiografía del maestro, de 71 años y nacido en Tierra Caliente, Guerrero; fue el punto de referencia del recuerdo para todos los asistentes, quiénes en su mayoría redondean a la tercera edad. Asistí porque el profesor Juvenal Acosta le dio cátedra a mi papá de Geografía en la secundaría Niños Héroes.

Antes de la presentación había leído el libro y su diversidad de paisajes como de aventuras en un lenguaje claro, rítmico y humorista, me convencieron de que no podía perderme la oportunidad de conocer a tan buen hombre.

Tanto en la conferencia como en la introducción del libro, el profesor aclara que su intención al escribir el texto no fue hacer una joya literaria. Él simplemente quería plasmar sus memorias para que su familia —lo más importante para él—, específicamente sus nietos conocieran a su abuelo.

Su entrega por la familia, es una de las líneas de ese texto. La clara dedicación de amor eterno a su esposa, Laura Alicia Hernández, la puedo apreciar en las palabras que utiliza al hablar de ella sumergidas en romance y ternura. Sus hijos y nietos también han sido su mayor alegría y preocupación.

Él más grande de sus hijos, Juvenal Acosta Hernández, tuvo la brillante idea de convencerlo de escribir sus memorias. Su primogénito, quien es escritor, lo motivó a iniciar esta ardua tarea, que duro dos años, porque siempre ha considerado que su padre es un contador nato de historias.

Concuerdo plenamente en está última parte. Tal vez no sea una joya literaria, pero el lenguaje sencillo y el ritmo con que se maneja la historia me hizo llevar el libro a todos lados para terminar la obra lo más pronto posible. De igual forma, en unas partes el estilo me recordó a Gabriel García Márquez; pensé que era absurdo hacer dicha comparación, pero muchas personas durante la presentación comentaron lo mismo.

Puede que Luna de octubre no brille por su riqueza literaria, sin embargo, deslumbra como el sol, porque es el espejo de la cultura popular de su Tierra Caliente. A pesar de que el libro se centra en su vida, esta bañado de las tradiciones y mitos de su tierra natal que al leerlas parecen sacadas de Cien años de soledad. Su infancia llena de mitos, fantasía y juegos parece tan lejana, pero en el correr del tiempo, para los calentanos presentes, fue ayer cuando llegó el cine y la televisión como una de las grandes invenciones del siglo XX.

Del otro lado se encuentran los alumnos, ellos más jóvenes, agradecieron públicamente los jalones de orejas que les dio el maestro en su adolescencia. Cuando uno asiste a la escuela, los profesores reafirman los valores que nos enseñan en la casa: el amor, el respeto, disciplina, justicia, honestidad, etc.

Cuando somos alumnos jóvenes solemos ver a los maestros y directivos como personas muy rectas, no obstante, en esta obra podemos apreciar que son tan humanos como nosotros. Me identifique con el texto porque ser maestro no excluye cometer errores, enfrentar problemas y uno que otro vicio.

Los estudiantes de Juvenal podrán conocer al joven flaco y delgado de 13 años, apodado La Garrocha, que estudio en la secundaria en la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, gracias a una beca. Sabrán de sus aventuras en el internado que van desde quedarse preso una noche por ir al billar hasta ir a recoger el cuerpo de un compañero que falleció en una pelea.

Gustavo Rodríguez, Gustavo López, Bolívar Ochoa y Juvenal Acosta

Gustavo Rodríguez, Gustavo López, Bolívar Ochoa y Juvenal Acosta

Así mismo, con forme avanza la obra el contexto histórico y geográfico no puede faltar en el resto del texto. Durante su último año de internado en Ayotzinapa entró un chico callado, que sería el líder de la guerrilla en los setentas: Lucio Cabañas.

Con esta imagen reafirmo mi idea sobre la responsabilidad que tiene un buen profesor. Ser maestro trae consigo una carga social de gran importancia e influencia. Un buen docente puede cambiar la vida de sus discípulos, estudiar sigue siendo una de las actividades que ayudan al progreso que se traduce en una mejor calidad de vida.

No hay forma de evitar que la política y la educación se encuentren separadas.  El profesor Juvenal Acosta, nos comparte como conoció y trato a Elba Esther Gordillo y fue testigo de cómo llegó a ser la líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

Claro que el libro habla más detalladamente de su labor como docente, director de secundaria, subjefe de departamento, supervisor escolar y subjefe técnico pedagógico. Él como cabeza de secundaria cambio sistemas y elevó el  nivel de las escuelas a las que dirigió. Es aquí donde encontré la crítica al régimen educativo actual que cada vez es menos eficiente.

El profesor ahora es jubilado y se dedica a visitar a sus seres queridos, su hijo mayor vive en Argentina con su esposa e hijo,  mientras que el menor Luis Enrique está en Estados Unidos con  su nuera y dos nietos. De igual forma visita a compadres y amigos calentanos, pero su tarea más importante es convivir con su amada Laura Alicia.

Previo a dejar la escuela obtuvo varios premios como la medalla Ignacio M. Altamirano y la Presea de Honor del Estado de México. Terminado el libro, las gratificaciones por todo lo que les enseño a sus alumnos las pude apreciar en la presentación de Luna de octubre, llena de reencuentros, risas, lágrimas y el sentimiento de nostalgia que saboreaba en mi boca.

Otra parte que no puedo omitir son sus méritos deportivos, jugaba basketball y fue uno de los mejores del país en salto de altura. Estos son importantes porque son reflejo de su estado actual, es un hombre alto en perfecto condición física, semblante sonriente, buen humor y alma de joven a pesar de los años.

Lo más importante del libro, es aquello que le da jugo a todo buen texto, las grandes historias de amor. Juvenal nos narra como se conocieron sus padres y la forma en la que se enamoró a primera vista de su esposa Laura Alicia, a quien está dedicado el libro, por ser la musa de su vida. Sin olvidar el reto más difícil para cada maestro la llegada de sus hijos y educarlos para hacerlos hombres de bien.

Gustavo López, Bolívar Ochoa, Juvenal Acosta y Gustavo Rodríguez

Gustavo López, Bolívar Ochoa, Juvenal Acosta y Gustavo Rodríguez

Durante la presentación, no hubo lugares preferentes para la familia. Su hijo Juvenal no asistió debido al conflicto con Argentina por la influenza. Su esposa no se sentó en toda la presentación, estuvo parada al final del salón enfrente de su marido con el rostro lleno de orgullo y una amplia sonrisa. A pesar de la distancia se podía percibir el gran amor que se tienen.

Los miles de alumnos que han pasado por las enseñanzas de este gran profesor, sus conocidos y seres queridos podrán apreciar los momentos más sublimes, traumáticos y tristes de la vida de este hombre. Donde apuesto que podrán recordar viejos tiempos y muchos tendrán la sorpresa de verse plasmados en las páginas del texto.

Para los demás lectores, perderse este libro equivale a negarse a hacer un recorrido por el siglo pasado. Con Luna de octubre, Juvenal ya no sólo enseña en las aulas, también en la vida.

Published in: on junio 5, 2009 at 4:04 am  Comments (6)  
Tags: , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://anamorin.wordpress.com/2009/06/05/juvenal-presento-su-luna-de-octubre/trackback/

RSS feed for comments on this post.

6 comentariosDeja un comentario

  1. Soy el hijo menor del profesor Juvenal Acosta y acabo de leer la resena y comentarios de la presentacion del libro de mi Papa, me conmovi hasta las lagrimas y puedes imaginar como me siento de orgulloso de saber lo mucho que ha impactado a lo largo de su vida.
    Aunque no era necesario que escribiera el libro, este ha sido el justificante perfecto para hacerle saber a mi Papa lo mucho que lo amo y el agradecimiento por todo lo bueno que me enseno.
    A manera de broma (que tal vez no lo es tanto) le digo que tuvo la mala suerte de llamarse Juvenal y por lo tanto a pesar del aprecio de tanta gente nadie mas que su hijo tuvo su nombre, en un caso muy diferente esta mi Mama Laura Alicia quien tambien fue una magnifica Maestra siempre rodeada de sus alumnos y a quien a travez del tiempo tuvo la fortuna de recibir el gran homenaje de muchisimas personas que le pusieron su nombre a sus hijas, asi conozco primas,ahijadas de mis Papas, hijas de exalumnas, Hijas de amistades y seguramente muchas mas que llevan uno o los dos nombres de mi Mama en lo que creo que es la mayor demostracion de carino que alguien puede recibir.
    Asi pues, a mi Papa no le quedo otra que ponerle Juvenal a su hijo mayor y Este lo ha llevado con gran orgullo y lo hace brillar en su trabajo como escritor y a mi si bien no llevo su nombre me ha tocado la fortuna de compartir con mi Papa infinidad de momentos sencillos, fiestas, platicas, afinidad en gustos por el deporte y tiempo que ahora por razones de distancia no es posible.
    Hace poco le escribi que era grandioso que a sus 71 anos de edad se reencontrara cada mes con sus companeros del internado, que cada noviembre fuera visitado por sus exalumnos de hace 50 anos, que se hubieran (Con mi Mama) llenado de ahijados y compadres que me cuesta trabajo saber cuantos son, que tenga amigos con los que siempre puede contar, que el dia que lo operaron de corazon la cafeteria del hospital estaba llena de gente queriendo saber como habia salido.
    Asi, la vida me llevo a alejarme de mi Patria fisicamente pero nunca del amor por mis Padres y ahora gracias a la tecnologia seguimos en comunicacion continua.
    Agradezco profundamente la publicacion de tu columna y creeme que queda grabada en mi corazon como algo de lo mas bello que alguien pueda expresar de mi Papa.

  2. Buenas noches, creo que uno de los mejores comentarios acerca del Maestro Juvenal es que se trata de un ser especial, quienes tenemos la fortuna de contar con el y con la Maestra Laura como familia, ya que eso, son para nosotros, con sentimos muy honrados de contar con su presencia en todo lo bueno y malo de esta vida.

    El que haya sido mi profesor en 2o y 6o de primaria, nunca me llevo a pensar la trascendencia que tendría a lo largo de mi vida, ya que hemos estado juntos en tantas cosas, siendo las mas relevantes. el crecer con sus hijos y ser como hermanos, cuando opere a la maestra Laura, cuando las bodas de mis hermanos, el sepelio de mi papá e incluso el bautizo del nieto Emilio en California. El Libro es estupendo y no se podría esperar otra cosa de el, su ejemplo es lo que motivo a tantos de sus alumnos como yo, para ser un profesionista responsable.

    Nuevamente gracias Maestro Juvenal y Queridisima Maestra Laura por ser parte de mi vida.
    Luz Eugenia Thierry García.

  3. Gracias por haber hecho con tanta objetividad este artículo acerca de la autobiografía del maestro Juvenal. Para los que fuimos sus pupilos es un verdadero placer conocer con detalle cada faceta de la vida de nuestro maestro y decir orgullosamente: yo formé parte de esa serie de recuerdos fortuitos.
    Varios de nosotros fuimos marcados con el sello del maestro y eso nos forjó un carácter firme para lograr ser hombres y mujeres exitosos en la vida profesional y personal. Por eso, muchos quisimos imitarlo y terminamos siendo docentes con el compromiso de servir a los jóvenes y dejarles también el sello Juvenal.

  4. Hola, ¿como puedo conseguir sus libros?.. me encanto el cazador de tatuajes.. pero solo hay un ejemplar en la biblioteca de la universidad… es difícil conseguir sus libros, me encantaría tener este y todos los que le siguen a este.. ¿donde los puedo conseguir?.. yo estoy en Guadalajara, Jalisco, es increible lo complicado que es conseguirlo, por favor si alguien puede ayudarme, se lo agradeceria mucho!!

  5. […] es el resultado de tres años de trabajo del maestro Juvenal Acosta. Anteriormente, publicó Luna de octubre. El autor nació el 23 de enero de 1938 en Coyuca de Catalán, Guerrero. Profesor de Educación […]

  6. Donde puedo comprar su libro. Vivo en San Diego California.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: