Dormir bien es vivir bien

Cinco minutos más, es lo que usualmente decimos cuando queremos seguir durmiendo y nos levantamos de mal humor. A veces esta situación parecería un simple capricho, pero en realidad dormir ayuda a desarrollar el cerebro, a disminuir el metabolismo, crecer, recuperarnos de las enfermedades y aprender. dormir1

Explicarnos porque es importante dormir, fue el objetivo de la conferencia ¿Para qué sirve dormir? Presentada por la doctora en ciencias fisiológicas, Luz Navarro, el pasado 21 de febrero, en la Capilla del museo Universum.

La experta en sueño realiza experimentos en animales —en la facultad de medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)— informó que en un procedimiento de estudio se le impidió a las ratas dormir. Los roedores con insomnio murieron entre los 14 y 20 días. Prohibirles el sueño alteraba sus hábitos, comían mucho más en comparación con las que si dormían. Sin embargo, el peso y la temperatura corporal disminuían en las ratas que padecían insomnio.

Los estudios con estos roedores concluyeron que la privación del sueño incrementa el apetito. Además, otros datos sugieren que el no dormir, altera el manejo de la glucosa, aunque estos resultados no están bien comprobados. Pero, si esto fuera cierto, dormir debería de estar en una de las prioridades de las personas con diabetes.

Para los niños y los adolescentes dormir es una necesidad fisiológica importante. Soñar les ayuda a crecer y a desarrollar aspectos de aprendizaje. Los bebés necesitan dormir 16 horas y los adolescentes, 9. Cuando los niños duermen profundamente se activa la hormona del crecimiento y en los nenes, también, se desarrolla el cerebro.

Los pequeños que no concilian el sueño padecen de síndrome de déficit de atención, sensación de fatiga, perdida del control del temperamento y falta de atención. Por lo tanto, los niños que no duermen, al igual que nosotros, se irritan fácilmente, no pueden controlar sus sentimientos y son muy distraídos.

Científicos de Instituto Tecnológico de Massachussets estudiaron el hipocampo —zona del cerebro relacionada con la memoria— de las ratas mientras dormían. Descubrieron que durante el sueño se activaban patrones similares a los de las experiencias cognitivas que realizaron durante el día. Pareciera que el cerebro de las ratas repasaran lo que aprendieron antes de acostarse. Por lo tanto, dormir profundamente ayuda al aprendizaje y a la memoria, es decir, que una noche ardua de estudio antes de un examen no es un método eficiente de aprendizaje.

De igual forma, el sueño ayuda a la regeneración del cuerpo, reparando células dañadas. Es común tener muchas ganas de dormir cuando uno está enfermo, si uno logra soñar profundamente el sistema inmunológico se fortalece. Experimentos con conejos revelan que si duermen se recuperan fácil y rápidamente de enfermedades, en comparación con aquellos que no durmieron bien.

Dormir ocho horas es la cantidad diaria aconsejable para un adulto, aunque cada organismo puede ser diferente, hay personas que con cinco horas están perfectos  y otras necesitan 10. El 66% de los adultos presentan problemas del sueño tres noches a la semana. Los conflictos más comunes para no conciliar el sueño son el estrés con el 22% y el pánico con 20. Se estima que después del alcohol el sueño es la segunda causa de accidentes automovilísticos. Además el alcohol y el estrés no permiten llegar al sueño profundo, por lo que no obtienen todos los beneficios anteriormente mencionados.

Aunque pareciera un capricho, dormir es muy importante para la salud, porque nos ayuda a crecer, aprender y a tener defensas más fuertes. Si usted se duerme muy seguido leyendo durante el día, viendo televisión, en clase, conferencia, cine, más de una hora durante viaja y a parte toma siesta su somnolencia es anormal. Es decir, no descansa lo suficiente, tendrá que cambiar hábitos para que su cuerpo pueda reestablecerse por completo.

Empiece por tratar de levantarse a la misma hora diario, en la mañana esté en lugares bien iluminados, no se duerma durante el día y elimine el consumo de alcohol, nicotina y cafeína. Cuando se vaya a dormir, no se acueste con hambre o sed, ni después de haber comido. Evite hacer ejercicio, planes, pendientes y ver televisión antes de dormir, la habitación debe estar oscura, en silencio y con una temperatura templada. No trate de dormir, deje que el sueño llegue.

Si no puede dormir, levántese y haga algo relajante, regrese sólo cuando tenga mucho sueño. Si usted ronca mucho, no está durmiendo bien. Roncar es una patología que le impide adquirir todos los beneficios previamente hablados y le puede causar presión alterada o problemas cardiovasculares. Si tiene serios problemas para dormir puede asistir a la Clínica de Trastornos del sueño de la UNAM, en el Hospital General, teléfonos 56-23-26-89 y 56-23-36-90.

No olvide que dormir bien, no es un capricho, es una necesidad fisiológica muy importante. Como mencionó la especialista en el sueño Luz Navarro, dormir bien es vivir bien.

Published in: on febrero 25, 2009 at 7:46 pm  Comments (4)  
Tags: , , , , , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://anamorin.wordpress.com/2009/02/25/dormir-bien-es-vivir-bien/trackback/

RSS feed for comments on this post.

4 comentariosDeja un comentario

  1. dormir bien es vivir bien🙂

    q buena foto! jaja!

  2. […] ¿No podría ser que tu mente te haya escuchado pero no te vea actuando? Dormir bien, es vivir bien. […]

  3. Muy buen post Ana
    ¡¡saludos!!

  4. si no duermes bien pues sientes que estas de mal humor todo el tiempo por eso domir bien , es vivir bien


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: